¿Qué es un banco en España?


Conozco el caso de una persona que decidió emprender su propia aventura empresarial para salir de la situación de desempleo en la que estaba. Desde el punto de vista de la sociedad son muy de agradecer este tipo de iniciativas; recordemos que los parados que se convierten en autónomos son personas que salen de la clase "pasiva" (receptores de ayudas del Estado) y se convierten en generadores de riqueza y actividad para el país, algo de lo que estamos muy necesitados.

En sus inicios, este emprendedor necesita financiación para poder adquirir los bienes productivos con los que desarrollar su nueva actividad, y es aquí en donde empiezan los problemas. Acude a su entidad bancaria "de toda la vida" y le ofrecen el préstamo que necesita al 9,5% de interés. Escuchando esto, me surgió la siguiente pregunta: ¿qué es un banco en España?

Uno.- Es una entidad de crédito repleta de estiércol hasta las cejas cuya limpieza la estamos pagando todos los ciudadanos. Cien mil millones de euros llevamos puesto y no lo pudimos evitar: nuestros políticos tomaron en nuestro nombre la decisión de sacar el dinero de la sanidad, las obras públicas, la educación (todos ellos ahora con serios problemas de financiación) para dárselo a la banca. Y probablemente, en un futuro más cercano de lo que pensamos tengamos que pagar por circular por las carreteras, todo ello para que el Estado recupere tres mil millones de euros de los cien mil que le regaló a la banca.

Dos.- Un banco en España, además del coste directo arriba mencionado que ya llevamos pagado, es el responsable de que cientos de empresas hayan quebrado y miles de personas se hayan ido al paro. No contentos con recibir los miles de millones que les dimos, usan ese dinero para sus especulaciones con deuda soberana (entre otras cosas) sin importarles la asfixia a la que someten al pequeño empresario, generador de riqueza y actividad para el país. Cientos ya quebraron y otros cientos siguen agonizando mientras esperan una financiación que nunca llega.

Tres.- Un banco en España es una entidad con la poca vergüenza de especular con las iniciativas del emprendedor, capaz de conseguir dinero en el BCE al 1% o en el mercado interbancario al 1,5% y prestárselo a quien lo necesita al 9,5%, ganando por el camino el 8%, tal y como la va a suceder a la persona emprendedora arriba mencionada. Lo repito para quien se haya perdido: consiguen el dinero al 1,5% y se lo prestan al emprendedor al 9,5%. Eso siempre que el emprendedor tenga la tremenda ¿suerte? de que su proyecto merezca ser financiado.

Los que trabajamos en nuestro día a día con emprendedores y sabemos de estas dificultades que, en no pocos casos, echan por tierra las iniciativas empresariales, nos preguntamos: ¿hacia dónde miran nuestros políticos?

Hoy finalizaré con un lamento y una confesión: siento verdadera pena por el país en el que vivo, país del que cada día me siento menos vinculado emocionalmente. Y les confieso una cosa: el día que las circunstancias personales lo permitan, no tendré ningún reparo en unirme a esos miles de jóvenes (y no tan jóvenes) que mes a mes salen en busca de otros lugares en los que poder desarrollarse profesionalmente. Los políticos y los banqueros son el caballo de Atila de España: "por donde pasan ya no crece la hierba" ¿Qué hemos hecho para merecernos esto?

Cordialmente


Quizá le interese leer...


8 comments

Carles 7 de mayo de 2012, 9:10

Hola Juan José
Un comentario similar al del caballo de Atila hice yo hace unos pocos dias en el blog de Edita Olaizaola- Huella liquida- que te recomiendo leer.
Aunque yo me referia a ciertos directivos empresariales, estoy totalmente de acuerdo contigo.
Un abrazo

JJRomero 7 de mayo de 2012, 9:30

Gracias por tu comentario, Carles. Voy a ver si localizo el artículo que me comentas.

Un fuerte abrazo

JJ

Luisón 7 de mayo de 2012, 9:44

Hola Juan. No veas como estoy de acuerdo con lo que acabas de escribir, sobre todo despues de haber visto la entrevista de El Follonero a un especulador que nos contó el ABC del como especular, lo que se pone en juego, y el dinero que ganan con ello a costa de los países con problemas. Al dinero le viene mejor la especulación para convertirse en mas dinero, que no a través de la inversión productiva, que es la que permite crecer.
Te envío el enlace de You Tube, para que lo veas, pues no tiene desperdicio:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=EENyJYYGlks
El video se titula Salvados Origen

JJRomero 7 de mayo de 2012, 9:53

Gracias Luisón, por tu comentario y por compartir el video. Para mí lo más indignante es que propios gobernantes que tomaron la decisión de derivar nuestro dinero hacia estos "estercoleros", ahora vivan indiferentes a los abusos a los que someten a los empresarios que quieren luchar por labrarse un futuro. ¿Es no tienen nada que decir? ¿Es que no pueden condicionar las ayudas a que favorezcan que el dinero llegue al usuario final sin que por el camino ganen un 8% por no hacer nada? ¡¡No nos merecemos lo que tenemos!!

Un fuerte abrazo y gracias por leerme

Pedrocf 11 de mayo de 2012, 17:34

Hola, Juan José.
Quería comentarte que, aunque estoy de acuerdo con el artículo en general, sobre todo teniendo en cuenta la impunidad con la que actúan los gestores bancarios en nuestro país, creo que te equivocas en un par de cuestiones:
1)El dinero inyectado en el sector bancario por el Estado en absoluto es un regalo, es un préstamo al 8% y los nuevos que se den desde hoy serán al 10%. Es decir, que de nuestros impuestos no pagamos a ningún banco.
2)La diferencia entre lo que le cuesta el dinero a un banco y lo que cobra por él no es el beneficio puro, al igual que el resto de las empresas, los bancos también tienen sus costes que hacen mermar ese margen, así que el 8% de margen no es real.
Un saludo, y mis disculpas por tan extenso comentario por mi parte.

JJRomero 11 de mayo de 2012, 18:19

Hola Pedro:

antes de nada, no tiene que pedirme disculpas por nada. Ni su comentario es muy extenso ni dice nada que deba merecer ser disculpado. Quiero que sepa que este es un foro abierto en el que todas las opiniones tienen cabida, y las discrepantes mucho más, porque aportan puntos de vista diferentes que siempre enriquecen al lector y al autor. Lo único que no permito es que se usen palabras poco apropiadas o que uno no se exprese con la debida cortesía y respeto hacia los demás, cosa que no es su caso y que únicamente ocurrió una vez.

En cuanto a lo que me comenta, sí creo que tiene razón en lo que dice, aunque es de comprender la crispación que supone ver cómo se envía dinero a la banca sin exigirles que lo hagan llegar al "consumidor final". Porque realmente, esa es la finalidad que tienen las inyecciones de capital. Si la banca no sirve para poner en contacto los ahorros con las necesidades de quien quiere medrar empresarialmente, ¿para qué los queremos? Lo que no podemos hacer es mantener empresas ineficientes. Que devuelvan al dinero a los depositantes, que el Estado responda de aquellos depósitos para los que no haya fondos suficientes (que seguro que nos salía más barato) y que el Estado se quede con las propiedades y las gestione para recuperar ese capital. Lo que no tiene sentido es inyectar cientos de miles de euros para que todo siga igual, año tras año, año tras año.

En cuanto a lo los intereses, sé que es así. Pero en el fondo, lo que va a suceder es que los bancos van a integrar esta deuda en su estructura de costes y se la van a repercutir al cliente, vía intereses más altos, comisiones por abrir la puerta, comisiones por hablar en voz alta dentro de la sucursal... En definitiva, la buena intención es que los bancos devuelvan el dinero con los intereses pero me temo que la práctica demostrará que todos esos intereses se los van a repercutir al "estimado cliente". O sea, que lo pagaremos usted y yo, entre otros.

Y también soy consciente que existe un margen comercial de intermediación que debe recuperarse en las operaciones, aunque habrá que buscar alguna fórmula para que el emprendedor que quiere poner un negocio y generar riqueza personal y para el país (por extensión), no encuentre en la financiación una traba insalvable. El caso que conté es real: una amiga necesita financiación para un pequeño establecimiento y lo mejor que consigue es el 9,5%, cuando ese mismo banco lo obtiene en el interbancario al 1,40%. Habría que buscar un modo de no desincentivar al que quiere hacer algo, o evitar que desde el minuto uno salga con el agua hasta el cuello. Digo yo.

Bueno; mí réplica sí que fue larga. En fin, agradezco nuevamente tu intervención y sabes que este espacio siempre tendrá un hueco para tí.

Atentamente

JJ

Pedrocf 12 de mayo de 2012, 19:05

Hola de nuevo, Juan José.
Pues sí que me ganaste en extensión, pero para eso el espacio es tuyo, jejeje...
Totalmente de acuerdo en lo que dices, lo que creo que hace mal el Estado no es el inyectar dinero en el sistema bancario, sino en no obligar a que ese dinero fluya a donde deba fluir para que la economía del país vuelva a coger velocidad. En cualquier caso, el sistema financiero de un país es algo muy delicado, y de ahí los apoyos de los Estados, no sólo el nuestro sino en el resto de países. La cuestión no es tan simple como dejar quebrar a un banco o dos que tengan problemas, ya que en el sistema bancario hay un riesgo muy alto que casi nadie tiene en cuenta: el pánico. Si se desatara el pánico de los clientes con la quiebra de una entidad financiera, lo que nos esperaría sería muchísimo peor que la rabia que tenemos al ver los millones que los Estados prestan a los bancos, eso te lo aseguro.
En cuanto a lo de tu amiga, creo que debería mirar más y mejor, pues sé de Entidades que prestan a Euribor más 4 o 5 puntos, que ahora mismo sería bastante menos que ese 9,5% que comentas. También debes tener en cuenta, y no sé si es el caso de esa persona o no, el componente de riesgo que afecta al precio del préstamo, y que ahora mismo es bastante elevado.
Un saludo!!

JJRomero 12 de mayo de 2012, 19:18

Hola Pedro. ¡¡Qué bueno verte por aquí!! Lo que me da pena es que ahora sí estamos llegando a un punto de acuerdo y, me temo, que ya se va a acabar la discusión.

Coincido contigo en que es un asunto muy complejo de resolver, sobre todo porque son situaciones nuevas para las cuales no hay referentes en la historia sobre cómo abordarlas, y aunque las hubiera, cada caso es diferente. No obstante, recuerdo que en Islandia tomaron decisiones más arriesgadas y drásticas: el Estado se quedó con la Banca, saneó todo, y puso a andar el país. Su situación era tan crítica -o más que la nuestra-, pero la solucionaron de un plumazo. No sé si les costó más dinero que a nosotros, pero lo que sí sé es que ya salieron del problema y están mirando al futuro con optimismo. Aquí todavía estamos ahora empezando a ¿solucionarlo?, después de 5 años y de cientos de millones de euros.

Con la Europa esta que nos inventamos, en donde parece que nadie tiene valor para dar un puñetazo encima de la mesa sin preguntar previamente a los vecinos, lo único que estamos haciendo es dejar pasar el tiempo.

Y gracias por la sugerencia final. Se la traspasaré a mi amiga, aunque su negocio se ubica en un pueblo y ahí tiene más dificultades para encontrar alternativas, porque el número de entidades que operan es más limitado que en una gran ciudad (y necesita tener sucursales físicas).

Un fuerte abrazo y gracias de nuevo por tu participación

JJ

Publicar un comentario en la entrada