Cómo la tecnología puede cambiar el management


¿Somos conscientes de cómo la tecnología cambia nuestras vidas? Y más: ¿somos conscientes de lo rápido que lo hace? "Vertiginosamente rápido", me atrevo a decir. Les voy a poner un ejemplo personal:

quien les escribe estos textos, tal día como el de hoy de hace dos años y a estas mismas horas, estaría en el pasillo de un centro de salud cualquiera esperando a que los doctores acabaran su consulta para tener sus "cinco minutos de gloria": tratar de convencerles que tal o cual medicamento eran la mejor opción terapéutica para tal o cual enfermedad. Hablando más claro: quien les escribe era uno de los miles de visitadores médicos que había por España en mayo de 2010. Uno de los muchos vendedores de pastillas (con todos mis respetos hacia mis ex-colegas de profesión).

Dos años después, tal día como hoy, servidor de ustedes tuvo la tremenda oportunidad de intercambiar puntos de vista con reputadas personalidades del estilo de Mario Alonso Puig, o de escuchar desde el salón de su casa una conferencia en directo del Sr. Nouriel Roubini (destacado economista) hablando del futuro de la economía europea. Todo un lujo. Insisto, en directo desde el salón de casa, tomando notas para incorporar nuevos conceptos a mis futuros cursos a directivos. ¡¡Bendita tecnología!!

Hoy, que paré el reloj para echar la vista atrás, me emociono al ver dónde estaba en 2010 y dónde estoy en 2012. Y la pregunta es: ¿cómo fue posible esta rápida transformación?

La respuesta es simple y contundente: todas estas cosas son posibles gracias al aprovechamiento de los avances en el mundo de las telecomunicaciones, en mi caso concreto, de los blogs y las redes sociales (y todo el conocimiento que "vive" en ellas). Casi sin darnos cuenta, las nuevas tecnologías llevaron el conocimiento desde las Universidades y los foros especializados hasta el salón de nuestra casa, el despacho de nuestra empresa, el asiento del metro que nos lleva de regreso a casa, o a cualquier lugar que nos dé la gana. ¡¡Fascinante!! El que no aprenda y evolucione es por que no quiere.

Trasladando la reflexión a la empresa, cabría plantearse: ¿están los directivos aprovechando todo este potencial de información en favor de sus organizaciones? Todo el mundo coincide en una cosa: vivimos unos tiempos muy convulsos y acelerados en los que es de importancia capital para el éxito de las empresas entender el presente y atisbar el futuro; frente a esta tesis sobradamente compartida, la realidad evidencia que son muy pocas personas las que se asoman a foros donde escuchar a reputados gurús que les den pistas que ayuden a intuir cómo viene el futuro. Y no es por falta de tecnología u oportunidades, no. Es por pereza o desconocimiento en la mayor parte de los casos.

Más arriba les conté sucintamente el cambio profesional que experimenté en apenas dos años. Detrás de esa transformación hay pocas cosas: las agallas necesarias para propinarle una patada en el culo a la empresa que me tenía bloqueado profesionalmente y un acercamiento a las nuevas tecnologías para ver de qué modo podían serme útiles para iniciar un nuevo camino, tecnologías que para mí eran casi desconocidas por aquel entonces, remarco. Y no hay más. No me tengo por más inteligente que nadie de los que pueda leerme; me tengo por una persona curiosa e inquieta por aprender; simplemente. Una persona que observa lo que sucede a su alrededor e indaga sobre cómo aprovechar las herramientas que van apareciendo. 

Mi intención con este artículo es inyectarles una dosis de optimismo a ustedes, que tienen responsabilidad en la dirección de una empresa: si toman la iniciativa de emprender un camino tan simple como éste, consistente en observar e integrar lo que las nuevas tecnologías le puedan ofrecer, estoy convencido que en poco tiempo lograrán darle un sustancial empujón a su organización del mismo modo que yo lo hice con mi vida profesional. Por fuera de su despacho hay miles de personas con mucho conocimiento, y hoy podemos acceder a todo ese potencial con un simple ordenador conectado a internet. Desde cualquier lugar y a cualquier hora. ¿Le parece tan complicado?

Finalizo con un agradecimiento a Gonzalo Guirao, director para Europa de WOBI, la plataforma gracias a la cual pude traer a mi casa a personalidades como el mencionado Sr. Roubini, un chaval fascinante llamado Pau García Milá (que a sus 24 años lleva una carrera meteórica como emprendedor y conferenciante) o a Phillip Kotler, todo un gurú que nos habló del inmediato marketing 3.0 que ya está doblando la esquina. Les sugiero que echen un vistazo a WOBI y aprovechen todo el conocimiento que pueden encontrar ahí, tremendamente valioso para mejorar su organización.

Cordialmente




Quizá le interese leer...


3 comments

Alicia 25 de mayo de 2012, 15:20

Sinceramente, aunque lleves sólo dos años en esto...parece que lleves toda la vida en ello, las tecnologías han favorecido este crecimiento, pero sin duda la semilla de la calidad ya vivía en tí desde siempre.

Muchas veces al leer tus posts pienso: ¿Pero que has estado haciendo JJ todo ese tiempo??? ¡¡¡Pero si tú has nacido para ésto!!!

¡Saludos cordiales!

Cristina 25 de mayo de 2012, 23:36

Coincido con el comentario de Alicia, y añado que posees en abundancia una cualidad poco habitual: la generosidad para compartir sabiduría y recursos, imprescindible en el nuevo mundo 3.0. No saben lo que se pierden los que siguen anclados en el decimonónico concepto de que "la información es poder" y por lo tanto actúan reteniéndola e impidiendo que fluya, tanto dentro como fuera de las organizaciones; aún no han captado que se llega más lejos colaborando que compitiendo.

Desde hace unos meses sigo tu blog con enorme interés y, como recién aterrizada en temas de redes sociales, sé cuánto se agradece algo de feedback de vez en cuando, de ahí que me anime a comentar.

¡Mil gracias por tus aportaciones!

JJRomero 25 de mayo de 2012, 23:48

Hola Cristina:

decir que me gusta mucho tu comentario (y no lo digo por las amables palabras que me dedicas, que también) sino por la interesante reflexión que haces sobre si debemos o no compartir conocimiento. Quizá sea un buen tema para un futuro artículo, pero ahora te anticiparé mi opinión al respecto.

Soy de los que creo que compartir conocimiento es el secreto para el éxito, porque cuando lo haces, los demás actúan del mismo modo contigo y eso es lo que te enriquece y te da pistas para evolucionar. ¿Por qué la gente no lo hace? Mi opinión es clara y rotunda: por miedo. A todos estos yo le diría: el éxito no está en lo que dices, sino en lo que haces.

Lo explicaré mejor; a mi no me importa contar ideas siempre y cuando los otros también me cuenten las suyas. Todos salimos ganando. El éxito lo tendrá aquel que mejor sepa luego llevar a la práctica lo aprendido, y aquí ya entran otras cuestiones de índole personal como son las competencias de cada uno, los valores, etc.

Para mí, crear este blog y compartir conocimiento fue, sin lugar a dudas, una de las experiencias más gratificantes de toda mi vida. Al inicio yo me pensaba que era yo el que iba a aportar cosas a los demás, pero a día de hoy puedo decirte que lo que recibo de los lectores (cariño, información, feedback, propuestas, ideas, sugerencias...) es infinitamente mayor que lo que yo les aporto con estas simples letras colocadas una tras de otra. Te lo digo como lo pienso.

Lo dicho; muchas gracias por tus amables palabras, agradecimiento que hago extensible a Alicia.

Juan José

Publicar un comentario en la entrada