Se acabó el empleo. Crea tu profesión.


¿Qué hace un español cuando gana un importante premio en una lotería? Comprarse una casa (o cambiar la actual), un coche, irse de vacaciones...; ¿y qué hace un Mexicano cuando recibe una importante suma de dinero? Montar una empresa.

Esta historia me la contaron esta semana y dado mi cada vez más cercano conocimiento de la gente de aquel país, le voy coherencia y visos de verosimilitud. Entronca con una legítima aspiración de muchas personas: afrontar un reto de vida y poner su propia empresa con la que poder generar su propia riqueza sin depender de las decisiones, muchas veces caprichosas y aleatorias, de terceras personas. Y le doy credibilidad porque también guarda coherencia con los valores que se le inculca a los jóvenes que crecen en zonas deprimidas: hay que buscarse la vida para subsistir. Este constante caerse y levantarse, caerse y levantarse, caerse y levantarse... hace que cada vez se tenga menos miedo a las caídas porque gracias a ellas ya se tiene perfeccionada la "técnica" para levantarse y volver a andar.

Es como los bebés; ¿se imagina usted que un bebé desistiera de su empeño al primer tortazo que se pega? No se lo imaginan, ¿verdad? El bebé insiste y mejora su "desempeño" hasta que, más tarde o más temprano, acaba andando. Y hasta corriendo.

Yo llevo mucho tiempo preguntándome qué pasa en nuestra sociedad que tenemos un pánico atroz a las caídas. Y creo firmemente que la sobreprotección que nos dan de pequeños inhibe nuestra capacidad para afrontar los tropezones diarios y nos fuerza a vivir en el miedo permanente por caer. Con una mente entrenada en ese pensamiento, ¿es de esperar que emerja la valentía necesaria para afrontar con firmeza un trance económico como el actual?

El gran problema de nuestro país es que se acabó el empleo para muchas personas y además, para siempre. Pensar que alguna vez van a tener la opción de trabajar por cuenta ajena es como pensar que algún día volveremos a escuchar música en un tocadiscos. ¡¡Nostalgia de tiempos pasados!! Lo que hay que hacer es asumir lo que nos toca y afrontar la situación con los mimbres que tenemos. Pero claro, ahora se evidencia la formación y la educación recibida, especialmente en valores. Y cuando una sociedad encauza a sus jóvenes hacia el funcionariado y construye en torno a ellos una enladrillada zona de confort, ¿de dónde sacamos las energías y la ilusión necesarias para tamaño reto? Uffff, ¡¡cuánta admiración hacia el pueblo Mexicano!!

Hoy tengo que finalizar mi artículo con este lastimero llanto de pena por lo que hemos construido, que lo resumiría en esta graciosa frase:




Un cordial saludo
Jj

Quizá le interese leer...


9 comments

Anónimo 4 de mayo de 2012, 18:22

Excelente publicación, creo que es un buen llamado a la comunidad española hacia el emprendimiento

Victor Blanco 18 de mayo de 2012, 15:22

Bravo Juan José, excelente fotografía de la sociedad laboral que tenemos en España. Creo que estamos en un punto en el que si no cambiamos por voluntad, cambiaremos a la fuerza.
Ojalá me equivoque, pero cada vez veo mas claro que en este pais se instalara la politica del trabajo por proyectos que ira asociado a contratos mercantiles. Tiene su parte buena y mala, pero acabaríamos con la cultura delmfuncionariado .
La parte positiva, se despertarían muchas mentes brillantes que están adormecidas en la zona de confort.

Muchas gracias y un saludo,

Victor Blanco

JJRomero 18 de mayo de 2012, 17:08

Hola Victor; gracias por tu comentario y bienvenido a este foro. Lo que dices parece que me lo leyeras del pensamiento, porque yo opino exactamente lo mismo. Caminamos hacia un nuevo modelo de relaciones laborales en donde las empresas ya no tendrán internalizado al personal que tenían antes, sino que lo buscaran por fuera "ex-profeso".

Lo único que me choca de tu comentario es cuando dices... "ojalá me equivoque". ¿Por qué tienes miedo a equivocarte? ¿Acaso el modelo de ahora es el bueno? Todos los procesos de transición son traumáticos para ciertas personas que no son capaces a evolucionar e integrarse en el nuevo modo de hacer las cosas, pero eso no debe ser un impedimento para el cambio. Yo creo que los buenos profesionales tendrán muchas más oportunidades y serán mejor valorados que ahora, y que la calidad general "de las cosas" cambiará a mejor con este nuevo ámbito de las relaciones laborales. Por eso creo que no debemos tener miedo a la transición, aunque algunos se queden (o nos quedemos) en el camino.

Un fuerte abrazo y confío volver a leerte por aquí

JJ

Anónimo 23 de mayo de 2012, 15:41

Sobreprotegidos de niños por los padres y de adultos por papá-estado... esa es nuestra querida españa.
Ayer escuchaba una ponencia de Rosa García (presidenta de Siemens en España) y hacía la siguiente reflexión: "¿Qué va a ser de un país en el cual el 47% de los jóvenes aspiran a ser funcionarios o trabajar para una multinacional? En Estados Unidos no te hacen CEO si no llevas al menos 3 empresas propias quebradas tras de ti"
Muy buen artículo!

JJRomero 23 de mayo de 2012, 15:49

Y muy buena reflexión. Yo pienso lo mismo. Cuando educamos a la juventud para que vivan de los demás en lugar a enseñarles a vivir de sus propias capacidades y competencias, les estamos dando un mensaje muy negativo. Incluso, aunque se trabaje por cuenta ajena, uno tiene que estar convencido que su puesto se lo debe a su buen hacer y no a la "caridad" de quien le dio la opción de trabajar. Como decía aquel refrán: quien siembra vientos recoge tempestades. Y en España hemos sembrados demasiados vientos.

Un cordial saludo y gracias por tu participación.

JJ

Antonio G. 25 de mayo de 2012, 9:08

Creo que la frase de Alejandro Jr Dumas lo define muy bien,el niño hace las cosas que mas le gustan sin pensar en las consecuencias,de adulto nos domestican para que hagamos las cosas que les gustan a los demás.
Un Emprendedor es una maquina de ideas propias,sean mejores o peores;en cambio los empleados son la misma maquina pero trabando para una misma idea o pensamiento.
Los Chinos que son muy Emprendedores lo definen muy bien y dicen que cuando trabajas para ti,trabajas para/y por tus sueños y cuando trabajas de Empleado trabajas para los sueños de Otro.
Felicitaciones por tu trabajo en positivo

JJRomero 25 de mayo de 2012, 9:36

Muchas gracias, Antonio. Creo que haces una muy interesante puntualización cuando dices que "nos domestican para que hagamos las cosas que les gustan a los demás". En el fondo, esa domesticación no es otra cosa que inhibir la capacidad para tomar decisiones por nosotros mismos, algo que luego nos lastrará toda la vida, especialmente en decisiones tan críticas como la actual en donde es necesario tomar decisiones valientes y arriesgadas para sobrevivir. Yo creo, igual que tú, que nuestro problema es educacional. Vivimos rodeados de países en donde la gente tiene menos miedo a emprender y, por ello, cuando tienen un problema dependen menos de terceras personas que lo solucionen: son ellas mismas, con su arrojo y decisión, los que toman el toro por los cuernos.

Un fuerte abrazo y gracias por tus amables palabras de cierre.

JJ

Javier G Monedero 5 de junio de 2012, 13:23

Excelente artículo. He entrevistado en un mes a mas de doscientos candidatos que estaban en el paro, la mayor parte de larga duración ofreciendoles trabajar vendiendo productos financieros a comisión. Ninguno aceptó.
Yo les decía que trabajar con nosotros podría ayudarles a encontrar otros empleos, les sacaría del estado inane y depresivo en el que se encuentran y haría su CV más apetitoso para posibles empleadores....
Les decía que podían montar su propio negocio conmigo...
Ningún resultado. Estoy empezando la actividad en México (donde hay un 2% de paro) y hay colas para entrar.

JJRomero 5 de junio de 2012, 18:27

Gracias por tu aportación, Javier. No sé como acabará todo, pero me temo que esta crisis va a dejar a muchas personas sin empleo de por vida. Tarde o temprano tendrán que tomar la iniciativa de emprender y para ellos será muy traumático: falta mentalidad emprendedora. Veremos como acaba todo.

Un cordial saludo

JJ

Publicar un comentario en la entrada