Fuga de talentos


Uno de los grandes dramas que padece nuestro país es la fuga de personas de mucho talento. Esta cruda realidad esconde un problema todavía más gordo: ¿por qué la empresa española no tiene capacidad para dar entrada a la gente mejor formada? No podemos quedarnos con el mero y frío dato estadístico del número de jóvenes que acaban saliendo de España en búsqueda de una oportunidad acorde con el esfuerzo formativo que llevan realizado, sino que debemos ahondar en busca de una explicación.

Desde mi punto de vista, la razón que justifica esta salida de gente es que nuestro tejido industrial evoluciona mucho más lento que la preparación de las personas. Y así sucede lo que sucede:

  • las personas que quieren investigar se tienen que ir al extranjero porque nuestras organizaciones no les ofrecen la oportunidad. 
  • los profesionales con una alta cualificación técnica tienen que emigrar para encontrar puestos acordes con su perfil. 
  • los jóvenes con inquietudes de desarrollo tienen que buscar grandes multinacionales que les ofrezcan recorrido interno, dado que nuestro tejido industrial -basado sobre todo en PyMES- no es capaz de dar entrada a todos ellos. 

En definitiva, la gente con una buena preparación tiene que buscarse la vida por fuera para poder realizar un desempeño acorde con sus sueños e ilusiones.

Si damos por buena esta explicación, tenemos ya el punto de partida sobre el que actuar: nuestras empresas deben evolucionar cualitativamente. Se habla mucho de I+D+i, pero la cruda realidad evidencia que las empresas pierden competitividad, esto es, no avanzan al mismo ritmo que lo hacen los mercados y nuestros países rivales. Esta pérdida de terreno también tiene consecuencias en el empleo -como no podía ser de otro modo- y el precio que nos toca pagar es observar como las personas mejor capacitadas salen al extranjero en búsqueda de las oportunidades que aquí no encuentran.

Todo un drama, insisto. Porque si ya es grave tener empresas que se van quedando en "fuera de juego", más grave es que quienes tienen talento para solucionar el problema acaben marchándose y aplicando su conocimiento en empresas de otros países. Es la pescadilla que se muerde la cola.

La innovación tiene que ser algo más que una simple partida económica en los presupuestos del Estado, ínfima para más dolor. Porque si no conseguimos que la empresa española evolucione cualitativamente, ni siquiera en épocas de bonanza vamos a poder evitar la fuga de talento. Observen que el problema real no es que no haya empresas ofreciendo puestos (que también lo es en estos momentos), sino que esas posiciones infravaloran las capacidades de la gente que estamos formando y por eso muchos de ellos optan por salir al extranjero. ¡¡Esa es la cuestión!!

En fin, a ver si de una vez por todas, quienes tienen responsabilidad en este crucial asunto comienzan a proponer soluciones eficaces para erradicarlo. Y cuando me refiero a los responsables no estoy pensando únicamente en las autoridades políticas, sino también en los propios directivos. Es hora de que se den cuenta que sus empresas deben dar un salto hacia adelante y coger el ritmo que ya están marcando sus rivales extranjeros. Lo que está sucediendo con la fuga de talento debe ser interpretado como un síntoma de un envejecimiento prematuro, y deben aplicarse en solucionarlo en la medida de sus posibilidades. Pero bueno, mientras tanto, les deseo una feliz jornada de trabajo.

Atentamente


Quizá le interese leer...


2 comments

Alex Jorge 24 de mayo de 2012, 20:02

Tienes raóon sobre lo que cuentas, peró se puede ir más allá. Si la gente se va fuera a trabajar por la falta de oportunidades aquí, a priori puede parecer no tan malo pensando en cuando traigan ese conocimiento. Peró claro, si quién volverá si, por un lado, no se valora su trabajo aquí como en el extranjero, por otro, los sueldos no son equiparables en muchas ocasiones, y tres, y tal vez la más olvidada, si hay que cotizar treinta y cinco años para tener derecho a la jubilación en españa. Si hacemos cuentas, alguien más mayor de 32 años, no lo hará y menos sabiendo que es cuando despega verdaderamente la carrera profesional.
A fin de cuentas, dejamos escapar la gente capaz de generar verdadera riqueza,valor añadido, sin que hayan muchas opciones que vuelvan, y seguimos apostando por modelos económicos basados en empleos poco cualificados. Resultado de todo ello, quién pagará las pensiones? Mientras gente de aquí emigra, se necesitará entrada de inmigración para sostener el sistema. Y eso sin contar lo invertido por parte de todos en formación y que se aprovechan otros países.
La verdad, me deja confundido.

JJRomero 24 de mayo de 2012, 23:13

Gracias por tu aportación, Alex. Yo veo complicado solucionar este problema, porque todo pasa por una renovación radical de nuestro tejido industrial y eso es una cuestión que requiere de la entrada de generaciones nuevas de emprendedores. Mientras tanto, a mí no se me ocurre nada que podamos hacer. La gente tiene todo el derecho del mundo a buscarse un hueco acorde a sus expectativas y al esfuerzo realizado, y si no lo encuentran aquí, hacen bien en buscarlo en donde sea. Se lo merecen.

Un cordial saludo

Juan José

Publicar un comentario en la entrada